Abrir el foco

A menudo, en el ejercicio de la medicina de animales exóticos, tenemos casos con los que vamos perdidos, porque los síntomas no cuadran con nada de lo que se ha publicado; o bien sospechamos de una enfermedad pero no la podemos testar porque no existe ninguna prueba que nos lo permita; o quizás ya tenemos un diagnóstico pero el tratamiento sólo se ha descrito para perros y gatos, o no se han publicado dosis de aquel fármaco para la especie que nos ocupa.

Seguro que, si no te has encontrado todavía en esta situación y trabajas en este campo, te encontrarás antes o después.

¿Qué podemos hacer en estas situaciones?

Salir de los exóticos, ampliar el foco. Que una enfermedad, prueba o tratamiento no esté descrita en la bibliografía para una especie exótica no quiere decir que no pueda existir, o diagnosticarse o tratarse. Ni siquiera quiere decir que no lo haya visto antes nadie, sólo que no se ha publicado ningún caso. Así, se puede

Revisar la bibliografía de perros y gatos, de animales de laboratorio y animales de granja, pero también de medicina humana. Si los animales son modelos de enfermedad en humanos, los humanos también lo pueden ser para veterinaria.

Intentar adaptar una prueba diseñada para otra especie a nuestro paciente, si no existe ninguna. A veces sólo hay que adaptar un equipo, por ejemplo las resonancias que se han hecho en conejos con bobinas de rodilla de medicina humana (si quieres ver de qué hablo, pincha aquí).

Buscar fármacos similares con dosis conocidas para la especie, adaptar técnicas quirúrgicas descritas en otras especies.
Inventar, innovar: Si no exieste lo que necesitamos, nos lo podemos inventar; si las causas que hasta ahora explicaban una patología no se aplican a nuestro caso, quizás hay otras. Instrumental, técnicas, abordajes, etc. Hay que tener la mente abierta para mejorar las cosas que ya se han hecho, para ver las que no se habían visto (como el coronavirus sistémico de los hurones, aquí). Las enfermedades emergentes a veces ya estaban ahí y sólo cuando las buscas empiezan a aparecer.
En medicina de exóticos todavía quedan muchas cosas por descubrir y aprender, y si nos limitamos a lo que ya hay descrito nunca podremos descubrir cosas nuevas. Y, entre nosotros, ¿no es esto lo más divertido de nuestra profesión?

¿Qué haces tú cuando te encuentras en estas situaciones? ¡Comparte tu experiencia en los comentarios!

No Comments

Post A Comment